¿Merece la pena comprar un disco duro SSD?

disco-ssd

¿Merece la pena comprar un disco duro SSD?

Es probable que si no has actualizado tu ordenador en los últimos tiempos hayas oído hablar de los discos SSD, pero todavía no tengas muy claro a qué se refieren estas siglas. O qué ventajas y desventajas ofrece respecto a otras alternativas tradicionales como los discos duros. ¿Merece la pena comprar un disco SSD? ¿Es mucho más caro? ¿Es el momento de comprar ahora o mejor esperar un tiempo? Intentamos contestar a estas dudas y alguna más sobre las diferencias entre los discos SSD y los discos duros de toda la vida.

 

¿Qué es un disco SSD?

Las siglas SSD se refieren a “Solid State Disk”, o disco de estado sólido. A grandes rasgos y sin profundizar mucho, la gran diferencia de este tipo de discos es que utilizan una memoria de tipo flash, sin partes mecánicas como en el caso de los discos duros. Eso crea una herramienta más rápida y más resistente, ya que no se produce deterioro por rozamiento de las partes mecánicas.

Velocidad

No hay dudas en este punto. Los discos SSD son mucho más rápidos que los discos duros. Incluso en aquellos casos en los que la memoria SSD no es muy avanzada, el salto en el rendimiento es evidente, sobre todo a la hora de iniciar el sistema operativo. Aunque también se nota cuando iniciamos aplicaciones o al abrir archivos pesados. Además, mientras que la tecnología del disco duro ya ha dado (prácticamente) todo lo que podía dar de sí en este punto, la tecnología de los discos con memoria flash está en pleno proceso de expansión. Gracias a ello, cada año surgen nuevas propuestas que suponen un salto importante en velocidad.

Capacidad de almacenamiento

Sí, las memorias SSD están creciendo a un gran ritmo, e incluso ya existen propuestas de 1 TB de espacio. Pero comparativamente, si estamos buscando capacidad de almacenamiento para guardar juegos o películas la mejor opción siguen siendo los discos duros, con capacidades de 2 TB, 4 TB e incluso modelos que ya alcanzan los 5 TB, mientras que la gran mayoría de discos SSD para portátiles se colocan en los 128 GB o 256 GB.

Fiabilidad

Otro de los puntos claves a la hora de apostar por una memoria SSD es su fiabilidad. Al no tener partes sólidas como los discos duros, estas tarjetas son más resistentes y duraderas. Es por ello que si solemos guardar archivos de valor (ya sean documentos importantes o fotos que nos traen recuerdos muy valiosos) es más recomendable tener una tarjeta SSD que un disco duro. Eso sí, a un nivel más profesional se utilizan las denominadas configuraciones RAID en dos o más discos duros que permiten mantener los datos a salvo incluso aunque se estropee alguno de ellos. Unas configuraciones que también se pueden llevar a los propios discos SSD para lograr un importante salto en rendimiento y fiabilidad.

Precio

Es cierto que el precio de los discos SSD ha descendido de forma espectacular en los últimos años. Su uso en tablets y ultrabooks ha popularizado esta tecnología, que cada vez tiene precios más razonables. Eso sí, sigue siendo una opción más cara que los discos duros, así que habrá que realizar una inversión mayor si queremos contar con uno de estos accesorios. En Tienda Lenovo te ofrecemos varias opciones para disfrutar de esta tecnología cada vez más extendida. Si lo que estás buscando es un disco SSD interno para tu ordenador de sobremesa o para el portátil, tienes el disco SSD de Kingston SSD Now con capacidad de 120 GB por un precio de 80 euros. Si lo que quieres es mayor capacidad, también puedes optar por un disco SSD interno de Samsung 850 EVO con capacidad de 250 GB y precio de 150 euros.